Headline news

Friday 17 January 2020
Nos han enseñado que los resfriados y las gripes son causados por virus, y los médicos recetan medicinas para la tos, la fiebre y el dolor.
La Higiene Natural tiene una perspectiva muy diferente sobre estas enfermedades, su causa y su tratamiento. En este artículo se exponen las enseñanzas de T.C.Fry sobre el resfriado común y la gripe, tomadas de su libro  "The Life Science Health System".




 


Leer más... Resfriados y gripes

La condición conocida como resfriado se caracteriza por una inflamación de la membrana mucosa de la nariz y la garganta; también puede haber una inflamación de la membrana recubriendo los senos nasales, la laringe, la faringe o los bronquios.

Hay un profuso flujo de mucosidades, inicialmente aguado, volviéndose gradualmente más espeso y blanquecino o verdoso. El recubrimiento nasal se agruesa e interfiere la respiración.

Puede haber una pérdida temporal del olfacto y del gusto. A menudo hay dolor de garganta con flujo de mucosidad, una voz ronca y tos. Los ojos y oídos pueden también estar afectados. La persona se siente mal y puede tener fiebre y dolor de cabeza.

Una enfermedad que podía curarse en 24 a 48 horas puede durar semanas en muchos casos.
 

Tratamiento para los resfriados

La comunidad médica actual admite que no se ha progresado mucho en el tema de los resfriados.

El científico alemán Dr. W. Kruse anunciaba en 1914 que los resfriados eran causados por virus y fue aclamado como el primer gran descubrimiento sobre resfriados. Después de ello, las investigaciones han balbuceado buscando la elusiva cura que siempre estaba a la vuelta de la esquina.

El Dr. Muldoon participó en un clásico experimento en la Universidad de Illinois con el Dr. George Jackson, mostrando que la exposición a frías temperaturas o piés mojados no aumentaba el riesgo de atrapar un resfriado. Dijo que cuando una persona con resfriado estornuda encima tuyo, puedes esperar recibir una ráfaga de gérmenes, pero la posibilidad de  contagio es sólo uno sobre diez. El Dr. Muldoon no da ninguna explicación del por qué nueve sobre diez personas no atraparán el resfriado, incluso si están directamente expuestas.

Sin embargo, las causas del resfriado son conocidas en la comunidad de la Higiene Natural, y el tratamiento se conoce desde hace muchos años. Como  el Dr. Robert Walter dijo, ya en 1873, “Un resfriado es simplemente el esfuerzo del sistema de liberarse de las partículas de desecho acumuladas”

El resfriado es por sí mismo “la cura”.

Cuando disminuye el estado de energía nerviosa, la excrección, eliminación y digestión son obstaculizados. Las dos grandes causas de los resfriados son la exhaustión y la repleción (exceso).

Cuando el estado de obstrucción del cuerpo que precede un resfriado alcanza proporciones intolerables, el cuerpo organiza una crisis eliminativa radical. La temperatura aumenta, la cabeza y los conductos nasales se congestionan, el apetito puede desaparecer. El resfriado puede pasar a través de varias etapas de procesos eliminativos, normalmente vistos como síntomas de la enfermedad, en vez de ser entendidos como esfuerzos de limpieza del cuerpo para descargar los órganos vitales.

Si se utilizan medicamentos para parar estos procesos, el cuerpo deberá enfrontarse a situaciones más serias más adelante - quizás gripe, o neumonía, o posiblemente problemas con otros órganos o funciones.

El aquejado organismo debe emplear medios de eliminar las acumulaciones. Toser, estornudar, descargar mucosidad, todo representa esfuerzos de la parte del cuerpo para eliminar la basura acumulada. Los síntomas forman parte del proceso de recuperación, ya que el cuerpo se esfuerza en mantener o restaurar el estatus quo - la homeostasis o el equilibrio fisiológico.

Cuando el cuerpo produce síntomas de un resfriado como eliminación de material tóxico el cual está amenazando su supervivencia, no deberíamos considerar suprimirla. ¿Por qué deberíamos intentar frenar una tos que es necesaria para eliminar una obstrucción? ¿Por qué deberíamos intentar contener en el cuerpo la materia nociva que la sabiduría del cuerpo ha determinado que debe expulsarse?

La aspirina es el remedio utilizado más comúnmente. Algunas personas suplantan la aspirina por vitamina C. Otras personas toman ambas. Los antihistamínicos también son utilizados comúnmente.

Ni la aspirina, ni los antihistamínicos, ni la vitamina C (ni nada más) puede posiblemente curar un resfriado. Cualquier alivio sintomático temporal es expiado más tarde por la acentuación y prolongación de los síntomas, y por un daño insidioso al organismo.

El efecto secundario más usual de la aspirina es la hemorragia interna. La mayoría de las personas que experimentan un ligero sangrado gástrico no se dan cuenta de ello. Muchas personas experimentan efectos evidentes, a menudo serios, incluyendo ardor bucal, garganta y estómago; dificultades respiratorias y congestión; mareos; letargia; acúfenos; vómitos; una disminución de la circulación sanguínea; sangrado gástrico o hemorragias suficientemente serias como para causar ulceración o anemia, o poner la vida en riesgo.

La aspirina también interfiere con el sistema de prostaglandina, la defensa clave del cuerpo contra elementos que causan enfermedades, y la clave de la detoxificación.

Un estudio de los investigadores de la Universidad de Ciencias de la Salud de Oregón en Portland informó que del cinco al diez porciento de los fallos de riñón permanentes son debidos al daño de la aspirina, paracetamol y otros analgesicos. Creo que está subestimado - los Higienistas han estado manteniendo durante años que los medicamentos someten los riñones (y el hígado) a un estrés intolerable. El informe dice que tomar tres aspirinas al día durante tres años causa enfermedades renales (y hepáticas), y se recomienda a muchas personas tomar una cantidad incluso superior para diluir la sangre o aliviar artritis u otras dolencias inflamatorias. El Dr. William M. Bennett dijo en un seminario de la Fundación Nacional Renal que las combinaciones de medicamentos parecen causar más daños renales que cada medicamento por separado. El Dr. Bennett dijo que es usual que las personas tomen analgésicos a diario en cantidades peligrosas, a veces solamente para “sentirse bien” o por las propiedades de alterar levemente el humor.

Las sustancias en el café y el té que alteran el humor también tienen efectos adversos en la función gástrica, cardíaca y renal.

Alcohol, aspirina, antihistamínicos y todos los medicamentos están destinados a impedir al cuerpo hacer lo que está intentando hacer. Los medicamentos forman uniones químicas con los tejidos, fluídos y procesos del cuerpo, destruyendo su habilidad de purificarse, reducir los tóxicos y multiplicando los problemas. Las llamadas “curas naturales” (hierbas, vitamina C, etc.) también se utilizan con el finde obstaculizar la acción del cuerpo.

Algunas personas tienen la impresión que los resfriados pueden prevenirse o curarse con megadosis de vitamina C. La publicidad generada por la investigación de Linus Pauling ayudó a perpetuar esta creencia. Es particularmente contraproducente utilizar vitamina C si también se toma aspirina, porque la vitamina C intensifica los efectos de la aspirina, como la hemorragia y la anemia.

Es cierto que una dieta rica en alimentos crudos es alta en vitamina C y también es cierto que este tipo de dieta es un buen comienzo para evitar las enfermedades. Pero los suplementos de vitamina C no son alimentos.  La reacción del cuerpo a su uso es prueba indiscutible de que son solamente otra forma de medicamento. Son reconocidos por el cuerpo como ácidos e irritantes, a ser expulsados tan rápidamente como sea posible. Cantidades importantes de suplementos de vitamina C provocan un esfuerzo de desintoxicación (de la misma vitamina) del cuerpo extraordinario (así como el ajo, la mostaza, la manzanilla, etc.), con un alte coste en vitalidad y energía.

Algunas de las toxinas que provocan un resfriado serán sufragados por el cuerpo, montando en el “tren rápido” que el cuerpo utiliza como medida de emegencia para librarse de los todavía más intolerables suplementos de vitamina C. Los síntomas del resfriado pueden desaparecer,  debido a la eliminación concurrente de algunas de las toxinas, pero principalemnte debido a la desviación de la atención del cuerpo de las toxinas que causan el resfriado a las necesidades más urgentes de eliminar los ácidos e irritantes de las pastillas de vitamina C.

Viktoras Kulvinskas dice, “Luchar contra los resfriados con vitamina C resulta en una acidificación de la mucosidad, lo cual impide su eliminación vía el sistema respiratorio. En su lugar debe expulsarse por los riñones. El efecto global es una sobrecarga en los riñones.”

Al forzar el organismo, el resultado final es un daño insidioso y  enfermedades degenerativas crónicas.
 

Causas de los resfriados

No hay nada misterioso en un resfriado - es la propia cura del cuerpo para una condición intolerable a la que se ha llegado debido a los errores y las omisiones inherentes de la vida civilizada. Comer en exceso, el exceso de carbohidratos refinados; un déficit de fruta y verdura fresca y cruda; café, té, chocolate; refrescos, bebidas alcohólicas; insuficiente actividad muscular; insuficiente aire limpio y fresco; insuficiente descanso; estrés excesivo - cuantos más de estos errores cometemos, más a menudo nuestros cuerpos requieren resfriados y otras crisis eliminativas.

Las casas cerradas herméticamente se añaden al problema. Los hogares modernos equipados con ventanas de vidrio doble o triple; vestíbulos bloqueadores de aire; juntas de sellado; barreras de aislamiento de la humedad en muros, suelo y tejados hacen una “botella térmica residencial” que atrapa los contaminantes peligrosos dentro. En casas más antiguas el aire es renovado una vez por hora aproximadamente. En los hogares actuales con aislamiento el aire interior es reemplazado solamente una vez cada unas diez horas.

El resultado neto de “la vida civilizada” es que cada célula del cuerpo está llena y rodeada de materia de desecho, los capilares sanguíneos están recubiertos con exceso de comida, y la sangre en sí misma está sobrecargada con materiales de desecho y excesos de comida. Los Hgienistas llaman a esta condición toxemia y consideran que esto es la causa básica de la enfermedad.

Cuando las células, tejidos y fluidos del cuerpo contienen una cantidad anormalmente alta de residuos metabólicos, es un peligro para el organismo. Cuando el cuerpo alcanza su nivel de tolerancia ha de emplear medios para eliminar estas acumulaciones.

Como las células actuarán, en todo momento, en su propio mejor interés, individualmente y cooperativamente, inician un proceso para eliminar los desechos y residuos. El cuerpo acelera algunas actividades y reduce el nivel de otras. La eliminación es acelerada. La actividad aumentada de combustión del cuerpo en eliminar los materiales de exceso produce un mayor calentamiento - la temperatura del cuerpo aumenta y se experimenta fiebre. La pérdida del apetito es un mecanismo de auto-protección.

“Un resfriado es una actividad aguda e intensa designada para expulsar rápida, eficiente y efectivamente desechos acumulados … Es una insensatez suprimir los síntomas del resfriado como se hace normalmente … Un resfriado no es ni más ni menos que un período de intensa limpieza” (Dr. Immerman). Un resfriado es un proceso de limpieza, rejuvenecimiento y renovación.
 

Tolerancia

El cuerpo de la mayoría de personas han sido tan castigados desde la infancia, la sangre se ha vuelto tan contaminada, que sus niveles de tolerancia han aumentado gradualmente. Un bebé sano (o un adulto Higienista) tiene una sangre relativamente descontaminada. Una alimentación inadecuada en la infancia, insuficiente descanso, abrigarse demasiado, aire fresco y sol insuficiente resulta en la retención de material tóxico y el bebé desarrolla un resfriado para eliminar desechos en exceso que superan el nivel de tolerancia.

A medida que los malos hábitos continúan y el niño es medicalizado e “inmunizado” con vacunas, el cuerpo gradualmente aprende a tolerar más toxinas y desarrollará menos resfriados y fiebres. Cuando los malos hábitos fuerzan al sistema a aprender a vivir con venenos, los productos de desecho permanecen, dañan el cuerpo y forman la base para el desarrollo de enfermedades degenerativas.

Cuando el cuerpo ha establecido altos niveles de tolerancia, un resfriado no elimina toda la toxemia - solamente la disminuye al nivel al cual el cuerpo se ha adaptado a funcionar.

Esta adaptación se adopta como un medio de preservar la vida, ya que no podría sobrevivir la tremenda y constante eliminación requerida por el modo de alimentación y de vida, o la frecuente interferencia de los procesos de reparación con medicamentos y tratamientos. Así que se adapta, sacrificando su nivel de vitalidad a la necesidad de supervivencia. La mayoría de adaptaciones fisiológicas son regresivas. La adaptación no es hacia la salud, sino en dirección contraria. Pero el cuerpo no tiene alternativa.

El nivel de tolerancia puede volver a su nivel inicial practicando ayuno y mejorando el estilo de vida. El nivel de tolerancia de un Higienista medio se ha reducido. La vitalidad ha sido restaurada al punto donde el cuerpo ya no tolerará una carga tóxica importante, y conducirá una eliminación extraordinaria a un nivel que permitiría a otros continuar insultando sus cuerpos. Pero si un Higienista percibe el inicio de los síntomas de un resfriado, sabe qué debe hacer.

La mayoría de las personas se recuperan sin ningún tratamiento, o a pesar del tratamiento. Por esta razón, prácticamente cualquier cosa parece ser un remedio.

Si se le permite al cuerpo continuar sus acciones de limpieza, la persona se sentirá mucho mejor posteriormente. La única forma de cortar o acortar la duración de un resfriado es con el ayuno, mantenerse a una temperatura templada, respirando aire fresco y descansando en cama tanto como sea posible.

Si los episodios son demasiado frecuentes, es inevitable que se produzca un daño de los canales de eliminación extraordinaria.

Dr. Sidhwa dice, “Se debe destacar que el uso frecuente de los mismos canales de eliminación extraordinaria conlleva una atrofia y degeneración de los mismos, así como un desgaste gradual de la vitalidad de las glándulas. Aunque las enfermedades agudas son procesos que salvan la vida, también son un proceso que consume la vida. La estimulación frecuente provoca un agotamiento y una enervación de todo el sistema.”
 

Bacterias y virus

Cuando el cuerpo lleva a cabo una crisis de eliminación, las bacterias virulentas (o virus) pueden estar implicadas como factores secundarios o terciarios. El uso de medicamentos puede producir cepas mutantes, más resistentes. Edwin W. Schultz, M.D., en un artículo en la Cyclopedia of Medicine, afirma, “está bien determinado que los virus experimentan variaciones … en virulencia, en estructura antigénica, y en el carácter de las lesiones inducidas … a veces un tipo de mutación estable.”

Todo el nuevo conocimiento sobre bacterias y virus prueba el punto de vista del Higienismo: un cuerpo sano eliminará las influencias virulentas o amenazadoras, de forma que la enfermedad será innecesaria. Los Higienistas entienden que la enfermedad se origina dentro del cuerpo como resultado de una alimentación y hábitos de vida incorrectos, de prácticas físicas, mentales y emocionales que insidiosamente debilitan el organismo.”

El verdadero rol de los gérmenes es de carroñeros, rompiendo y consumiendo células muertas y otros escombros. Las bacterias realizan la misma función en un cuerpo tóxico que en la naturaleza.

Los virus, los cuales han sido incriminados por la profesión médica como la causa de muchas enfermedades, no son ni siquiera entidades vivas en el mismo sentido que las bacterias. Las bacterias son microorganismos que tienen la habilidad de actuar. Un virus no es una entidad viva.

Los materiales venenosos llamados virus no existen a parte de un organismo vivo. De hecho son desechos de células gastadas - el material genético (ADN) de éstas. Los virus no están vivos en ningún sentido, ni tienen la habilidad de actuar, pero su presencia en el cuerpo es tan tóxica como cualquier otro material de desecho retenido en el cuerpo, favoreciendo la multiplicación bacteriana.

De hecho, los humanos viven simbióticamente con bacterias. No hemos adaptado y dependemos de la flora bacteriana.

La enfermedad no es un ataque al cuerpo, sino que es una forma de restaurar la salud.

No hay bacterias, gérmenes, mibrobios, bacilos o virus que produzcan enfermedades. Es el entorno - el huésped - la condición de la enfermedad - que determina el tipo de bacteria que prolifera. El germen no produce la enfermedad. La enfermedad produce el germen conviertiendo bacterias no tóxicas en bacterias tóxicas en un entorno séptico.

Durante los primeros estadios de un resfriado, las secreciones nasales son completamente ausentes de bacterias. No se encuentran en la secreción acuosa de los primeros dos o tres días de un resfriado. Cuando empieza la secreción espesa purulenta, entonces aparecen neumococos, estafilococos o estreptococos.

La Dra. Vetrano dice, “Debido a que al principio de un resfriado hay una ausencia de bacterias, se debe buscar otra causa. La idea impopular de que una persona podría no desarrollar resfriados cambiando sus hábitos de vida era demasiado escandalosa para ser considerada. Los virus salvaron el papel.”  Las personas no necesitan cambiar sus formas de vida mientras crean que los resfriados son causados porque “atraparon” un virus maligno.

Añade, “Nos han dicho que personas voluntarias desarrollan resfriados cuando se infectan con muestras nasales y de la garganta de personas con resfriados. Un veneno, un virus es un veneno, o cualquier agente extraño, en contacto con las membranas de la mucosidad nasal, ocasiona inflamación, rinorrea, rojez e inflamación, y fiebre.“

“Cuando se inyecta virus para causar resfriados en individuos susceptibles, se debe recordar que solamente ciertos individuos desarrollan los síntomas de catarro, y que los virus inyectados son tratados como agentes extraños y son expulsados por el único método que la nariz conoce - inflamación y estornudos.”

El resumen de la Dra. Vetrano es conciso y elocuente: “Los resfriados se desarrollan y no se ‘atrapan’. Las bacterias y virus no tienen nada que ver con el desarrollo de catarros. Los gérmenes pueden funcionar como saprófitos alimentándose de desechos. Entran en escena cuando los tejidos y fluídos son anormales y sobreviven mientras se mantengan anormales. Ayudan a limpiar los desechos. Nuestra forma de vida enervante es la verdadera causa de los resfriados.”
 

¿Por qué hay más resfriados en invierno?

Hay resfriados todo el año, pero en verano hay menos porque la mayoría de personas tienen más aire fresco, sol, ejercicio y comen menos. Los primeros resfriados del invierno no se atrapan de otra persona con un resfriado, sino que se desarrollan en las personas más susceptibles debido a su forma de vivir y comer. El estrés añadido de las bajas temperaturas impide la eliminación todavía más, aumentando la toxemia general, lo cual precipita una crisis.

Leslie Thomson dice, “Muchas personas consideran un ‘enfriamiento’ y un ‘resfriado’ sinónimos. Es un error fácil, sobretodo porque no es una completa falacia, sino que es más bien un énfasis mal situado. Muchas personas realmente desarrollan un resfriado después del mal tiempo. Pero en muchos casos la sensación de frío y el resfriado son sólo diferentes aspectos - o sucesivas etapas - de una limpieza corporal. Cuando el cuerpo alcanza un estado en el cual los desechos retenidos impiden seriamente el funcionalmiento vital normal, el proceso ha sido tan lento que el individuo es sólo vagamente consciente de su estado precario. Entonces se presenta alguna circunstancia que supone un reto para el organismo y la tolerancia de su sistema vital se ve sobrepasada”.  Los procesos físicos y químicos normales están tan afectados que no se consigue mantener la temperatura corporal porque el corazón no puede mantener una circulación adecuada. El corazón ha de organizar y organiza una limpieza a fondo y una crisis rejuvenaritva - inconfortable, por supuesto - pero necesaria - y eminentemente conveniente. Si no hay ninguna interferencia estúpida, “este maravilloso proceso complejo consigue en pocos días una expulsión masiva de desecho y una quema de basura combustible”
 

Tipos de gripe

La gripe a menudo empieza con un simple resfriado. A veces los primeros síntomas son vigorosos, y llegan sin avisar. De pronto el paciente puede sufrir fiebre, nausea, vómito, dolor neurítico severo, inflamación severa, dolor muscular general, y otros síntomas angustiantes o violentos.

Leslie Thomson describe los cuatro tipos de gripe:

1) Respiratorio, el cual empieza con una tos violenta, paroxística.
2) Gastro-intestinal - nausea, vómito y dolor abdominal son las señales inmediatas.
3) Nervioso - dolor de cabeza de una severidad inusual, a menudo concomitante con dolores de cuello, pecho y abdomen superior. Se acompaña usualmente de depresión e insomnio.
4) Febril - fiebre bastante intensa, a veces acompañada de desorientación, hasta el extremo del delirio. En este tipo, es imperativo que no se de comida al paciente hasta que la fiebre ha disminuido.

Leslie Thomson dice que la forma en que las persona ha vivido y la fuerza relativa de los diferentes órganos vitales es dominante y significante para determinar el tipo y la severidad del episodio de gripe. No se necesita ser “infectado” por otra persona para desarrollar la gripe. La gripe se origina y está dirigida por el sistema del individuo.
 

Tratamiento de la gripe

Un par de días o más descansando en cama sin tomar nada excepto sorbos de agua es todo lo que se necesita. Se ha de suministrar aire fresco, pero se debe evitar un enfriamiento. No se debe intentar bajar la temperatura con baños fríos prolongados, o apicando compresas de hielo, o alcohol, ya que puede significar una peligrosa interferencia de los procesos del cuerpo.

Quizás después de cuarenta y ocho horas, si la temperatura es más o menos normal, se puede ofrecer fruta fresca o pequeñas cantidades de ensalada. Pero el paciente debe continuar descansando. Puede haber una segunda fase en pocos días, durante la cual la comida debería suspenderse o reducirse al mínimo. El paciente debería continuar descansando en cama hasta que la fiebre y los temblores hayan cesado.

Si se necesita vomidar, o se padece diarrea, para eliminar materia irritante y mórbida del cuerpo, es insensato bloquearlo. el cuerpo no se tomará la molestia de iniciar estas acciones a menos que sean esenciales para su supervivencia.

El calor de una fiebre se produce con el propósito de acelerar la actividad celular, cuando el organismo percibe que es necesario. Cuando hay una emergencia, el metabolismo se acelera para aumentar la cantidad de calor disponible. Es una especie de termostato humano, controlado por el hipotálamo.

El metabolismo consiste en la absorción de nutrientes y la excreción de residuos. El calor es necesario para acelerar la excreción de desechos que se han acumulado más allá de la capacidad de tolerancia, superando la habilidad del cuerpo de eliminarlos sin alguna modificación extraordinaria. El calor actúa como catalizador, licuando las toxinas y pasándolas al flujo sanguíneo, donde son transportadas a los órganos de eliminación, y por consiguiente fuera del cuerpo.

Herbert Shelton dijo, “La fiebre es una subida necesaria de la temperatura corporal dedicada a permitir que el cuerpo, o una parte del mismo, pueda destruir lo que está amenazando el cuerpo y reparar los daños.”

Tanto las vacunas como los medicamentos no solamente añaden más toxicidad a un sistema que ya se encuentra sobrecargado, sino que además frustran el intento de la naturaleza de curarse. Además, tienen la insidosa cualidad de aumentar la susceptibilidad y vulnerabilidad a futuras enfermedades crónicas y degenerativas.

Herber Shelton dijo, “Es una pena que nuestras épocas de buena voluntad y festividades sean siempre épocas de comer (y beber) en exceso, de forma que le siguen casi inevitablemente resfriados, tos, gripe, y enfermedades más severas. Empezando por la orgía de Acción de Gracias, siguiendo el jolgorio de Navidad y finalizando con la bacanal de Año Nuevo, nuestros períodos de festividad no solamente resultan en centenares de muertes en las carreteras, pero también en más sufrimiento y muerte por indulgencia y exceso. Aquellos que son más moderados en la indulgencia, aquellos que están menos enervados y menos toxémicos escapan la evolución de crisis en estos tiempos, pero a menudo se escapan ‘por los pelos’”.

————

Comentarios de Gemma:


Me gustaría añadir que algunas estadísticas muestran que la mayoría de enfermedades aumentan durante el invierno y disminuyen durante el verano, tanto las crónicas como las infecciosas (embolias, absencias laborales)

Si aceptamos la teoría de la toxemia este hecho es lógico, porque en invierno las condiciones de vida empeoran: bajas temperaturas, baja actividad física en el exterior, baja insolación, falta de aireación, … y los excesos de las fiestas Navideñas y de fin de año se añaden al problema.

Por otra parte, ¿cómo se explica que los gérmenes sean más virulentos durante el invierno, cuando todos los seres vivos son menos activos en bajas temperaturas?

No sabemos con certeza cuál es la teoría correcta sobre la causa de los resfriados y la gripe, si la teoría de los gérmenes o la de la toxemia. Yo me inclino más por esta última.

Em cualquier caso, es obvio que seguir una buena alimentación y un estilo de vida aleja los resfriados y las gripes, sea porque de esta forma estamos más fuertes para “luchar” contra los gérmenes o porque nuestro cuerpo no necesita hacer un proceso de limpieza interna.

image/jpg


Saturday 2 March 2019
Cambiar los hábitos alimentarios es una de las acciones que puede tener un efecto positivo más importante en la salud de una persona. Pero hay muchos otros factores que pueden tener un impacto negativo más acusado, de forma que todos los esfuerzos realizados en mejorar la nutrición pueden ser en vano.
En este artículo explico un caso en el que se fracasó curar un niño de bronquitis asmática debido a los medicamentos.


 
Neil sufría de fuertes ataques asmáticos de forma casi diaria, la mayoría de los cuales acababan en el hospital. Por supuesto, padecía también desórdenes gastro-intestinales: reflujo, dolor de vientre, inflamación de vientre, flatulencias, heces descompuestas; y también insomnio, problemas del comportamiento, dermatitis, dolor de cabeza y de espalda, y una gran fatiga.
Después de probar una dieta GAPS, y posteriormente una dieta vegana basada en sólo frutas y verudras, la mejoría no era satisfactoria. Solamente se encontraba menos cansado, y había mejorado un poco su dermatitis y dolores. Mi opinión es que la terapia nutricional no dió los efectos esperados debido a que tomaba medicinas cada día. 
Los medicamentos producen una toxicidad en el cuerpo tan elevada que la energía vital que se gasta para poder eliminar esta toxicidad del cuerpo es inmensa, dejando prácticamente una cantidad nula para poder realizar la digestión de los alimentos ingeridos. Además, esta toxicidad también perturba la flora intestinal provocando una disbiosis y el síndrome del intestino permeable. Al no poder realizarse la digestión de forma adecuada, los alimentos se convierten en más desechos que eliminar, aumentando todavía más la carga de los sistemas de eliminación. Además, el malestar producido por los esfuerzos de eliminación, el reflujo, heces descompuestas, flatulencia, dolores, etc., impedían un buen descanso por la noche, lo cual no permitía renovar la energía vital. Era un bucle que por desgracia no pudimos romper. La única forma posible de superarlo era o bien dejar de tomar los medicamentos de forma progresiva o hacer un ayuno de varios días con reposo total. Pero los padres, comprensiblemente, rechazaron ambas soluciones.
En general, todo el efecto perjudicial producido por los medicamentos es tan importante que cualquier intento de mejora en nutrición o estilo de vida es imperceptible. 
Me he encontrado este tipo de problema también en casos de tiroiditis de Hashimoto, epilepsia e hipertensión. En todos ellos, la persona estaba bajo una medicación que impedía ninguna mejora con terapia nutricional.
 

image/jpg


Saturday 23 February 2019
La literatura científica sobre nutrición es muy compleja y llena de contradicciones. Soy muy crítico a la hora de buscar expertos, y estoy contento de haber encontrado a Gemma ahora hace cinco años cuando buscaba respuestas sobre la celiaquía. Ahora me interesso a la nutrición como una cuestión general de salud y forma de vida. Comencé con una dieta Paleo/GAPS durante media año, después pasé a una dieta mayoritariamente vegetariana, y desde hace cinco meses estoy siguiendo una dieta higienista de solo fruta cruda entera y fresca, junto con un ayuno diario intermitente. Síntomas que tenía, como el mal aliento y las hemorroides, han desaparecido totalmente por primera vez desde hace diez años.
Gemma me ha ido asesorando durante estos cinco año. Me ha explicado de forma sencilla las diferentes teorías para que yo puedo decidir por dónde tirar. Me ha ayudado a ponerlas en práctica, desde la teoría, hasta a consejos prácticos, ejemplos de recetas y menús semanales, y clases de cocina. También me ha ayudado a tomar decisiones en momentos claves (bajadas de tensión, pérdida de peso exagerado), a ser autodidacta y a escuchar mi cuerpo (por ejemplo determinar qué alimentos me van bien), y a tomar consciencia del impacto del deporte, del estrés, de las emociones y el sol en mi salud. Evidentemente no tiene respuestas a todas las preguntas, pero lo reconoce sin problemas cuando es el caso.
Gemma es abierta, crítica y científica, y le apasiona la nutrición i la salud en general. Aprecio especialmente su conocimiento profundizado y actualizado sobre nutrición, y su honestidad (nunca me ha intentado vender complementos alimentarios). Hacemos reuniones en persona o por videoconferencia cuando lo necesito, y responde a mis emails en menos de 24 horas. Recomiendo el coaching de Gemma sin reservas!


Leer más... Testimonio de David

image/jpg


Saturday 23 February 2019
La literatura científica sobre nutrición es muy compleja y llena de contradicciones. Soy muy crítico a la hora de buscar expertos, y estoy contento de haber encontrado a Gemma ahora hace cinco años cuando buscaba respuestas sobre la celiaquía. Ahora me interesso a la nutrición como una cuestión general de salud y forma de vida. Comencé con una dieta Paleo/GAPS durante media año, después pasé a una dieta mayoritariamente vegetariana, y desde hace cinco meses estoy siguiendo una dieta higienista de solo fruta cruda entera y fresca, junto con un ayuno diario intermitente. Síntomas que tenía, como el mal aliento y las hemorroides, han desaparecido totalmente por primera vez desde hace diez años.
Gemma me ha ido asesorando durante estos cinco año. Me ha explicado de forma sencilla las diferentes teorías para que yo puedo decidir por dónde tirar. Me ha ayudado a ponerlas en práctica, desde la teoría, hasta a consejos prácticos, ejemplos de recetas y menús semanales, y clases de cocina. También me ha ayudado a tomar decisiones en momentos claves (bajadas de tensión, pérdida de peso exagerado), a ser autodidacta y a escuchar mi cuerpo (por ejemplo determinar qué alimentos me van bien), y a tomar consciencia del impacto del deporte, del estrés, de las emociones y el sol en mi salud. Evidentemente no tiene respuestas a todas las preguntas, pero lo reconoce sin problemas cuando es el caso.
Gemma es abierta, crítica y científica, y le apasiona la nutrición i la salud en general. Aprecio especialmente su conocimiento profundizado y actualizado sobre nutrición, y su honestidad (nunca me ha intentado vender complementos alimentarios). Hacemos reuniones en persona o por videoconferencia cuando lo necesito, y responde a mis emails en menos de 24 horas. Recomiendo el coaching de Gemma sin reservas!


Leer más... David's testimonial

image/jpg


Monday 4 February 2019
¿Vegan o paleo? Dos corrientes de nutrición completamente opuestas. ¿Cómo puede ser que ambas hayan mostrado obtener buenos resultados en la salud de muchas personas?
¡Vegan y paleo!. ¿Por qué no unir ambas tendencias, tomando lo mejor de cada una, para obtener una dieta todavía mejor?


 
Tanto los nutricionistas que proclaman las dietas veganas como los que defienden las dietas del tipo paleo tienen buenos argumentos apoyados por estudios científicos. Ambos cuentan con numerosos testimonios que acreditan su curación siguiendo estas dietas, y que empeoraban con la opuesta. La explicación se encuentra en el hecho que ambas suponen un avance respecto a una “dieta  convencional sana y equilibrada”.
En el caso de la dieta vegana, la mejora que se produce es la eliminación de los productos animales y derivados; mientras que en una dieta paleo se eliminan los cereales y legumbres. Es decir, tanto los productos animales, como los cereales y las legumbres, son perjudiciales para la salud. Así que al eliminar cualquiera de estos grupos de alimentos, la salud se va a ver beneficiada, siempre que se reemplace por alimentos más sanos.
Es decir, si una persona al volverse vegana, reemplaza los productos animales aumentando la consumición de pan, pizza, pasta, y dulces, seguramente va a empeorar su salud. De la misma forma, al adoptar una dieta paleo donde se substituyen los cereales y legumbres por embutidos, pescado en lata, y productos lácteos, también empeorará.
Es necesario que el reemplazamiento se realice aumentando principalmente la ración de frutas y verduras. De esta forma, tanto la dieta vegana como la paleo supondrán un avance.
Pero la mejora sería todavía más importante si se adoptan las dos dietas al mismo tiempo, siendo vegano y paleo al mismo tiempo. ¿Cómo? Pues adoptando únicamente los alimentos que tienen en común ambas dietas.



Aunque puede haber grandes diferencias dentro de las dietas veganas o las paleo, de forma general, los alimentos que permiten ambos tipos dietas son las frutas, verduras, frutos secos, y pipas. Y todos éstos son precisamente los mejores alimentos para el hombre. Este es el tipo de alimentación preconizada por la corriente Higienista.
Pero hay que considerar siempre que al cambiar de dieta se puede producir un empeoramiento temporal de los problemas de salud que se padecen, debido al proceso de desintoxicación y posible síndrome de abstinencia de los productos a los que se tiene una adicción y que se han eliminado de la dieta. Es por ello que puede ser de ayuda consultar un terapeuta en nutrición.
Así que si con una dieta paleo o una vegana obtuviste una mejoría de tu salud, y quieres progresar todavía más, opta por una dieta vegana y paleo.







 

image/jpg


RSS news feed